Originario de China y Japón, el Acer Palmatum es una de las especies más populares de Bonsái. Tienen hojas formadas por cinco lóbulos opuestos puntiagudos. La corteza de los árboles jóvenes suele ser verde o rojiza y cambia a marrón o gris con la edad. Proteja las hojas jóvenes o delgadas de la luz solar intensa ya que se queman fácilmente.

Si necesitáis ayuda al identificar vuestro árbol; podéis probar con nuestra guía de identificación de Bonsáis.

 

Película; Bonsái de arce de cinco puntas

 

Bonsái de arce de cinco puntas

Situación: el árbol debe estar protegido de la luz solar directa del mediodía y primeras horas de la tarde, pero la luz solar de la mañana y final de la tarde no es ningún problema. El arce japonés es resistente, pero debe ser protegido durante el invierno cuando las temperaturas caen por debajo de -10 grados C.

Riego: regar todos los días, especialmente cuando empiezan a crecer en primavera, suponiendo que el suelo drena bien. Utilice agua de baja salinidad.

Abonado: utilice un fertilizante normal una vez cada tres semanas.

Poda: la poda normal puede hacerse durante todo el año, aunque la poda de modelado debe hacerse en otoño para evitar el sangrado excesivo (pérdida de savia), también es recomendable rebajar las heridas y aplicar pasta selladora. Recortar los nuevos brotes a dos pares de hojas. La poda de hojas o defoliación (eliminación de hojas durante la temporada de cultivo) puede hacerse anualmente a principios del verano para favorecer a hojas más pequeñas. Para ello quitar todas las hojas, dejando intactos los peciolos de las hojas.

Trasplante: trasplante los árboles una vez cada dos años, eliminando alguna de las raíces importantes.

Propagación: bien por semillas o esquejes en verano.

Para una información más detallada en estas técnicas; podéis buscar nuestra sección del Cuidado del Bonsái.

 

 

Bonsái de arce de cinco puntas

Japanese Maple Bonsai

Bonsái de arce de cinco puntas, Walter Pall.

 

Acer Palmatum Bonsai

Acer palmatum, Heike van Gunst.