Procedentes de China (de la provincia de Fuijan, de ahí el sobrenombre de árbol del té de Fukien), donde todavía es muy popular en la formación de Penjing (paisajes montañosos), la carmona es un árbol muy popular en el Bonsái de interior.

Sus pequeñas hojas brillantes de color verde oscuro están cubiertas de pelos. A finales de primavera o principio de verano aparecen pequeñas flores que más tarde se transforman en pequeñas bayas oscuras.

Si necesitáis ayuda al identificar vuestro árbol; podéis probar con nuestra guía de identificación de Bonsáis.

 

Bonsái de Carmona

Situación: El Bonsái de Carmona es un árbol de origen tropical por lo que se adapta bien como árbol de interior, y sólo puede colocarse en el exterior en climas cálidos. Prefiere una situación luminosa aunque sin demasiada luz solar directa. La mejor temperatura es de alrededor de 20°C, asegúrese de no exponerla a temperaturas mucho más bajas.

Riego: Mantenga el árbol húmedo ya que no le gusta la sequía en absoluto. Pero tenga cuidado de no regar demasiado a menudo.

Abonado: fertilizar el árbol de una a dos veces cada mes desde la primavera hasta el otoño, con menor frecuencia durante el invierno.

Poda: El Bonsái de Carmona soporta bien la poda, la poda regular y el pinzado continuo hará que el árbol crezca formando una estructura de ramas densas.

Trasplante: a comienzos de primavera aproximadamente cada dos años. Utilizar una mezcla de suelo normal.

Propagación Carmona Bonsái: A partir de semillas o mediante esquejes en verano.

Para una información más detallada en estas técnicas; podéis buscar nuestra sección del Cuidado del Bonsái.

 

 

Bonsái de Carmona (Fukien)

Carmona bonsai tree

Fukien Bonsái de Carmona.

 

Fukien Tea Bonsai tree

Bonsái de Carmona, Heike van Gunst.