El olmo chino (Ulmus parviflora) es un árbol que forma sobre las ramas principales una red muy fina de ramitas secundarias, siendo perfecto para ser utilizado como Bonsái.

El olmo chino se confunde a menudo con especies como la Zelkova, pero cuando se comparan las hojas de ambos árboles la diferencia es notable. El olmo chino es la variedad de olmo más comúnmente utilizada como Bonsái, aunque otras variedades también son adecuadas para la formación de Bonsáis.

Si necesitáis ayuda al identificar vuestro árbol; podéis probar con nuestra guía de identificación de Bonsáis.

 

 

Película; Bonsái de olmo chino

 

Bonsái de olmo chino

Situación: crece bien tanto a pleno sol como parcialmente sombreado. El olmo puede resistir bien el frío y se puede (¡y se debe!) colocar al exterior incluso también durante el invierno. Un Bonsái de olmo comprado como árbol de interior puede cultivarse también en el exterior, pero se recomienda protección durante el invierno o colóquelo en una habitación fría pero brillante durante la época de invierno.

Riego: mantener el árbol ligeramente húmedo, sin particularidades.

Abonado: fertilizar mensualmente durante la temporada de crecimiento (primavera-verano).

Poda: reacciona bien a la poda regular, lo que redunda en la formación de un árbol con ramas de estructura densa. Permita que los brotes crezcan entre 3 ó 4 pares de hojas y entonces pode dejando 1 ó 2 hojas. Para la poda de formación o de grandes ramas espere hasta finales de otoño.

Trasplante: el trasplante puede hacerse una vez cada dos años. Use para ello una tierra estándar.

Propagación: por esquejes.

Para una información más detallada en estas técnicas; podéis buscar nuestra sección del Cuidado del Bonsái.

 

 

Bonsái de olmo chino (Ulmus parviflora)

Chinese elm bonsai