El Manzano es un Bonsái de flor muy popular que tiene pequeños frutos en el otoño. También florece a principios de la primavera. El Malus Sylvestris y el Malus Cerasifera son las especies más comúnmente empleadas en los propósitos del Bonsái.

Si necesitáis ayuda al identificar vuestro árbol; podéis probar con nuestra guía de identificación de Bonsáis.

 

Guía de cuidados específicos para el Bonsái de Manzano

Posición: El manzano necesita mucha luz solar y aireación. Debe colocarse en el exterior a pleno sol. Este árbol es resistente y necesita poca protección de las temperaturas heladas.

Riego: No existen particularidades para este caso, sólo ha de asegurarse de que el árbol no se seque cuando tenga los frutos en otoño.

Abonado: En dependencia de lo que quiera. Cuando desee que el árbol tenga frutos en otoño debe abonar al mínimo, especialmente después de la floración de primavera. Para un crecimiento más vigoroso, abone durante toda la estación de crecimiento, pero en tal caso recuerde que no se desarrollarán los frutos.

Poda: Pode el árbol a finales del otoño.

Trasplante: Trasplante los Bonsái de Manzano anualmente a principios de la primavera, antes de las primeras señales de crecimiento.

Propagación: Siembre en otoño o emplee esquejes.

Para una información más detallada en estas técnicas; podéis buscar nuestra sección del Cuidado del Bonsái.

 

 

Ejemplo de un Bonsái de Manzano (Malus)

Malus, Crabapple Bonsai