La Pyracantha es un género de 10 especies. Estos arbustos o árboles pequeños son originarios de los países mediterráneos y de las zonas templadas de Asia. Son plantas de hoja ancha perenne y pueden alcanzar hasta 6m de altura. Las hojas son pequeñas, ovales, de color verde oscuro, brillantes y crecen en patrones alternos o en racimos.

Poseen unos laterales suaves y ligeramente serrados. Las ramas tienen unas espinas fuertes y afiladas que pueden causar que las heridas se inflamen. En la Primavera, unas pequeñas flores blancas y ligeramente olorosas aparecen en racimos. También, desde finales del Verano hasta el Invierno, unos frutos amarillos, naranjas o rojos decoran al árbol; si antes los pájaros no los han robado. Las hojas, los frutos y las semillas contienen cianuro de hidrógeno y, por tanto, son ligeramente venenosos para los humanos.

A menudo, se usa el Espino de Fuego como un arbusto ornamental o como seto. Es muy apropiado para el Bonsái , incluso para los principiantes, porque brota sin problemas de la madera vieja y responde muy bien al pinzado y a la poda. La especie Asiática, el Espino de Fuego de hoja estrecha (Pyracantha Angustifolia) y la especie Europea (Pyracantha Coccinea) son las que con mayor frecuencia se usan en el Bonsái. También existen más cultivares muy bonitos, con diferentes colores del fruto. Si necesita ayuda para identificar su árbol, revise nuestra Guía de Identificación de Bonsáis.

Si necesitáis ayuda al identificar vuestro árbol; podéis probar con nuestra guía de identificación de Bonsáis.

 

Guía de cuidados específicos para el Bonsái de Pyracantha

Situación: Al Espino de Fuego le gusta un lugar soleado o semi-sombreado durante la estación de crecimiento. Necesita una cierta cantidad de luz solar para producir frutos, pero debe protegerse del calor y sol extremos en los climas más cálidos. La Pyracantha es resistente al frío, pero cuando se planta en un contenedor es recomendable protegerla de las heladas fuertes y de los vientos fríos. Un sitio frío pero protegido es una buena ubicación durante el Invierno.

Riego: Mantenga siempre la masa radicular ligeramente húmeda. Cuando el árbol produce flores y frutos, necesita mucha agua y no debe secarse. Pero también tenga cuidado de no regar demasiado la Pyracantha. En el Invierno necesita menos agua. Siga leyendo sobre el riego de los Bonsáis.

Abonado: Aplique un abono orgánico cada cuatro semanas o use un abono líquido semanalmente durante la estación de crecimiento. Emplee un abono equilibrado con suficiente fósforo y potasio para promover la floración y el desarrollo de los frutos.



Poda y Alambrado: La Primavera o el final de Verano son buenos momentos para pinzar una copa densa y eliminar las partes muertas. Los brotes nuevos se recortan hasta dos hojas durante el período de crecimiento, cuando hayan elongado. Incluso la poda fuerte es tolerada y la Pyracantha brotará sin problema a partir de la madera vieja; siempre y cuando el árbol esté sano y vigoroso. Las hojas grandes pueden eliminarse en cualquier momento. La mayor parte del modelado puede hacerse con tijeras. Siga leyendo sobre la poda de los Bonsáis.
Puede alambrarse, pero tenga cuidado con las espinas. Las ramas viejas de la Pyracantha son rígidas y frágiles, pero las ramas jóvenes son flexibles y pueden doblarse con facilidad. Si desea alambrar mucho una Pyracantha, algo inteligente de hacer es cortar primero las espinas. En ocasiones, el uso de tensores puede ser una mejor opción.

Trasplante: Trasplante la Pyracantha cada dos años, y los árboles más viejos desde tres a cinco años a principios de la Primavera. Acepta bastante bien la poda de raíces y no tiene requerimientos especiales en cuanto al substrato. Use una mezcla estándar y bien drenante de substrato. La Pyracantha puede crecer en substratos ligeramente ácidos, neutros o incluso alcalinos. Siga leyendo sobre el trasplante de los Bonsáis.



Propagación: El Espino de Fuego puede propagarse a partir de semillas, esquejes o acodos aéreos. Los esquejes de madera semi-dura, pueden recogerse en el Verano.



Pestes y Enfermedades: El Espino de Fuego puede ser atacado por varias pestes y enfermedades: áfidos, insectos de escamas, la araña roja, los taladradores de las hojas y las orugas. Igualmente, infecciones bacterianas como el fuego bacteriano o una fúngicas e infecciosas como la costra o la fumagina, pueden atacar a la Pyracantha. Use un pesticida específico en el caso de infección. La podredumbre de las raíces puede ocurrir cuando el árbol se riega demasiado.

Para una información más detallada en estas técnicas; podéis buscar nuestra sección del Cuidado del Bonsái.

Pyracantha (Espino de Fuego bonsai)
Pyracantha Bonsai (Espino de Fuego)